Latencias y latidos



Dulce cálida redondez que conviertes mi cuerpo en una espiral que gira hacia dentro.
Podría ser mi interior ese espacio vacío en el que habitan infinitas posibilidades. 
Y, sin embargo, del infinito, tú, tan definido y radiante cómo un haz de luz en medio de la tormenta
que ha decidido enraizarse en mi vientre y a mi corazón.
Madina Yabisa

Comentarios

Entradas populares